La realidad de los medios digitales en México

por Antonio Martínez Velázquez

En un país en el que sólo 30 millones de personas tienen acceso a internet y de éstos 5 millones a servicio de banda ancha, hablar de la realidad de los medios digitales en México parece difícil. Por su naturaleza, los medios digitales responden a la realidad de sus creadores, a su ideología o a su manera de presentar la información.

Podríamos decir que existen 2 tipos de medios digitales en México: aquellos que tienden a reproducir la organización y métodos de los medios tradicionales y aquellos que se pueden encasillar en los “medios alternativos”. Los primeros tienden a ser las versiones en línea de los medios tradicionales así como algunos proyectos emprendidos por “profesionales de la comunicación”, en el segundo caso se trata de blogs y portales formados por personas que no necesariamente tienen algún conocimiento de periodismo o trata de información.

A pesar de la todavía baja penetración del internet en la vida cotidiana de los mexicanos, cabe preguntarse ¿por qué los medios digitales están causando furor en nuestro país? Me parece que tiene que ver con todo aquello que rodea la forma de producción de información en los medios digitales.

El internet, brinda un campo nivelado y democrático para la producción de información, así cualquiera que tenga acceso a una computadora con internet puede ser un productor de contenido, el ciudadano deja de ser audiencia y se convierte en productor de información.

Impacta en nuestro país por la democracia que muestra, quienes contribuyen no requieren estudios en periodismo o experiencia previa neceseriamente. Estamos tan acostumbrados a la forma de producción de los medios tradicionales que los tomamos como el status quo natural. Como apunta el teórico inglés Nick Couldry, los medios alternativos-digitales de información contribuyen a la desnaturalización de los medios. Las personas que se consideraban a sí mismos como audiencia ahora pueden convertirse en productores de contenido. Esto pueden hacerlo si entienden que los medios tradicionales no son la única forma de crear información.

El caso paradigmático es indymedia, cuyos colaboradores crean las noticias directamente de su experiencia con el racismo o la brutalidad policiaca. O por ejemplo el modelo “wikipedia” cuyos contribuidores distan de ser un puñado de expertos de ciertas instituciones académicas sino que forman parte de la inteligencia colectiva de todos los usuarios.

Es decir es causa de atención porque empodera al ciudadano y ofrece nueva alternativas para conocer lo que pasa en el mundo, además de que reconoce el conocimiento o experiencia de quien lo produce. Los medios digitales disputan la concentración de los medios profesionales-tradicionales y retan su monopolio de forma simbólica. PierreBordieu decía que el poder simbólico es el poder de construir realidad, por analogía, los medios digitales construyen una realidad que, en la mayoría de los casos, se opone a las convenciones y representaciones de los medios tradicionales, no sólo eso; los medios digitales hacen importantes contribuciones a la vida política y social al desarrollar comunidad y ciudadanos activos.

Esta última característica es crucial, pues el ciudadano, al convertirse en el productor de la información se involucra en su comunidad o temas que le interesan y esto hace la gran diferencia, pues se crean redes interconectadas de ciudadanos activos formando una masa crítica que genera una nueva realidad social, pues en práctica este tipo de organización descentralizada y horizontal entre estos “ciudadanos-medios” y sus audiencias también disputa a la organización jerárquica tradicional.

De su impacto informativo

Cada vez es más el impacto de los medios digitales en los temas que definen la agenda pública. Por ejemplo, en CriticaPura.com tenemos un caso que me parece que lo ejemplifica muy bien. Primero debo decir que en el blog somos un equipo donde cada uno de los productores de contenido es responsable del mismo; y la edición, a mi cargo, consistente la corrección de estilo y en guiar los contenidos en caso de temas específicos. El caso es el de ACTA (acuerdo comercial anti-falsificación por sus siglas en inglés). Un tema que se ha tratado exhaustivamente en el blog y que ahora forma parte de la agenda pública en México y que algunos medios tradicionales retomaron. Con esto quiero decir que es posible incidir en los temas que se discuten a través de los medios digitales. Poder voltear y decir: “todo empezó con un post”.

Retomando el tema del impacto informativo, además, en algunos casos, los encargados de las áreas de comunicación de muchas de las oficinas gubernamentales, se han dado cuenta que no escuchar significará el fallo de su quehacer. Los medios digitales tienen la virtud de la participación en dos vías, de la inmediatez de la opinión, de la construcción de opinión pública a costos bajísimos y sobre todo es un buen termómetro para medir las reacciones (ante la actuación de los actores de la clase política o del espectáculo o deportivas)de importantes sectores de la población. Por ello las estructuras tradicionales y jerárquicas para sobrevivir deberán escuchar en primer lugar.

Se ha querido poner énfasis en demeritar la calidad de la información que circula a través de los medios digitales. Y es precisamente en la arquitectura de la red donde reside su virtud. El hecho de que todos tengan el mismo acceso y la posibilidad de incidir en ésta hace que la información, más que una cosa finita, sea un proceso. Este proceso, dependiente de los flujos de información, hace que sea una constante construcción y una información que pudiese ser “falsa” se alimenta de este proceso y se construye en comunidad de manera que se discrimina en automático la información errónea.

La naturaleza de los medios digitales y su organización, casi siempre descentralizada pero en red, los convierte en una tecnología social pues articula distintos sectores en temas de agenda de mínimo acuerdo y convierte el flujo de información en movimientos sociales. Por supuesto que es esta característica la que hace que su impacto sea mayor, pues son precisamente los que balancean la formación de la opinión pública creada por los medios tradicionales “de audiencia”.

—-
Antonio Martínez Velázquez, activista político, es editor de criticapura.com, blog preocupado por explorar los efectos del internet en la política. En sus ratos libres es cocinero y pirata y lo pueden encontrar en la página del wikipartido pirata mexicano.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


Andrés Lajous: “encontrar un placer en los pequeños cambios”

Con esta entrevista con Andrés Lajous continuamos una serie de diálogos (que hemos llamado “Derivaciones”) con quienes #SinLugar considera realizan un trabajo cívico importante dentro y fuera de la red. La entrevista la condujo Ernesto Priego.

SinLugar:
Quería preguntarte por tu trabajo cívico y el uso que haces de la red. ¿Cómo lo explicarías a quien no te conoce en persona?

Andrés:
Creo que la mejor manera de explicarlo es en los términos de cualquier trabajo cívico antes de la red. Siempre han existido personas que quieren cambiar ciertas cosas, y se dan cuenta que la mejor manera de hacerlo es convenciendo a otros. Con argumentos e información en la mano, las ideas pueden ser evaluadas por cualquiera. Por eso no hay derecho civil más importante que la libertad de expresión. Es el canal básico bajo el cual nos podemos convencer (o no) unos a otros de las buenas y malas ideas de la vida inevitablemente compartida cuando se vive en sociedad.

Entonces antes para distribuir información y argumentos, ibas de puerta en puerta, te tomabas unos minutos para hablar. O tal vez imprimías panfletos en una imprenta gigante, o tal vez en un mimeógrafo, o tal vez ponías pancartas afuera de tu casa, o si podías movilizar recursos podías pagar publicidad en otros medios que ya cuentan con canales de distribución como los periódicos, radio, televisión. Lo que hizo la red no tiene realmente que ver con un cambio en la estructura básica del trabajo cívico, sino en su costo y velocidad. La red redujo los costos de acumular y distribuir información.

Lo que hizo la red no tiene realmente que ver con un cambio en la estructura básica del trabajo cívico, sino en su costo y velocidad.

SinLugar: Y tú específicamente, ¿cómo describirías las causas o la causa que te mueve(n)?

Andrés: No sé cómo decirlo sin que suene o loco o místico. Me mueve cada idea que considero buena, me frustra enormemente que las ideas circulen sin consecuencias. Si creemos que algo es una buena idea, entonces no entiendo por qué no hacer algo al respecto. El chiste no es tener la idea, sino que esa idea tenga consecuencias. Supongo que también hay algo así como un sentido general de responsabilidad, y esta es la cosa que puede sonar medio descabellada: me parece profundamente aburrido que algo se trate de una persona, y no de una comunidad entera. Tal vez es la necesidad a algún sentido de pertenencia. Si no hacemos algo por las cosas que consideramos más grandes que nosotros mismos, entonces necesitamos una buena razón para hacer cosas que sólo nos afectan en lo individual. No suelo encontrar esas razones.

SinLugar: No me suena ni loco ni místico. Me siento identificado.

Andrés:
(Risas). Qué bien que te identificas. Una de las cosas más impresionantes del activismo es que hay temas, ideas, causas que valen la pena; que entre más ruido haces sobre ellas más te das cuenta que no estamos solos. Todo mundo tiene inquietudes y preocupaciones, y no hay nada más frustrante que el sentido de impotencia de la soledad.

SinLugar: Eso te quería preguntar. ¿Qué es lo que más te frustra de lo que haces o de lo que te enfrentas?

Andrés: Me frustran varias cosas. Me frustran los límites cognitivos del cerebro. Me gustaría que todos pudiéramos procesar más información de manera más rápida. Aunque un poco como sé que tenemos esos límites cognitivos, entonces también me frustra enormemente la arrogancia de quien cree que:
1) ya lo sabe todo, o
2) hay unos cuantos que saben todo, o
3) que no puede aprender de otros.

Me frustra la parálisis. Veo que se discuten cosas, que ahí están, que se escriben libros, se hacen investigaciones, etc. Y que esa información no sea usada como un criterio valioso en las decisiones para actuar. La información que suele ser usada como criterio para actuar de manera pública en nuestro país, es información que no es pública, son relaciones personales, beneficios individuales, etc.

Todo mundo tiene inquietudes y preocupaciones, y no hay nada más frustrante que el sentido de impotencia de la soledad.

SinLugar: ¿Y qué te da satisfacción de lo que haces?

Andrés:
Supongo que puede sonar un poco redundante, pero lo opuesto a la pregunta anterior. Ver el proceso entero de una idea, que se discute, se modifica, se le pegan y quitan cosas, se matiza y después tiene consecuencias. Por ejemplo lo de el #focociudadano que hicimos el año pasado lo de la ANCA justo tuvo ese proceso, a nadie se le hubiera ocurrido una protesta con una bici y un foco, y que eso haría reaccionar un poquito a los legisladores. Pero discutiendo salió poco a poco esa idea, fue claramente una producción colectiva.

Hay otra satisfacción que supongo sí es un poco más perversa o narcisista, y es ver cómo alguien que tiene una idea muy fija, con un poquito de buenos argumentos la empieza a cambiar. Como cualquier persona puede entender cualquier cosa, si hacemos el esfuerzo de hablar, escuchar. La satisfacción pues, está en convencer y dejarse convencer.

SinLugar: Entonces, en concreto, ¿cuáles son los proyectos que tienes ahora mismo?

Andrés: (Risas) Esa pregunta sí está difícil… Me cuesta trabajo identificarlos como proyectos, porque no he podido organizarme al respecto. Es decir, se que somos muchos los que en ciertos temas o causas tenemos coincidencias básicas pero siento que para que sean propiamente “proyectos” tenemos que convertirlos en acción organizada. Pero una agenda básica deseable de esa acción organizada podría ser la siguiente:

1. Reforma política – Esto si está medio organizado, por ejemplo vía ANCA. Lo cual incluye varios temas, pero tiene como centro la idea de que más personas deben de poder participar en el sistema político, y que los criterios de participación en este sistema no pueden ser símplemente los vínculos con quienes a) ya tienen poder o b) ya tienen mucho dinero.

SinLugar: Ése es 1…

Andrés:
2. Conflicto urbano – Creo que no hay tema más concreto que afecte a más personas que la forma en la que están viviendo sus ciudades. Creo que la infraestructura urbana es la evidencia más clara de las prioridades que nos damos cuando vivimos en sociedad. Si no hay banqueta, poco transporte público y sí hay mucha calles, quiere decir que esta sociedad privilegia el uso de los coches, y por tanto privilegia a quienes producen y consumen coches. Creo que también en esos temas urbanos es en donde tenemos las representaciones del Estado que tienen más contacto con los ciudadanos. Si esas son malas representaciones en el sentido de tomar decisiones arbitrarias y/o autoritarias,entonces los efectos son sobre el Estado completo.

la infraestructura urbana es la evidencia más clara de las prioridades que nos damos cuando vivimos en sociedad

SinLugar: Este es 2…

Andrés: El 2 también está organizado,  cada vez más hay más organizaciones en todo el país que están haciendo algo sobre el tema. Y pues qué mejor que varias de esas organizaciones se están poniendo en contacto gracias Twitter y demás.

SinLugar: ¿Y hay 3?

Andrés: 3. Simplemente por el momento, creo que el debate de la legalización de la drogas vale la pena como acción organizada. CUPHID lleva mucho tiempo haciendo ese trebajo, pero la oportunidad que está sobre la mesa, me parece que es uno de esos momentos en el que los argumentos tradicionales pueden ser refutados y tener consecuencias. Creo que va pegado a un tema más amplio de seguridad, de libertades, pero sobre todo a una concepción de la salud pública.

SinLugar:
Los tres son temas grandes, complejos.

Andrés: (Risas) Sí pero pues el tamaño no puede ser obstáculo.
SinLugar: Claro, al contrario. Me gustaría poder preguntarte en detalle de cada punto, pero ahora lo dejaremos breve, para que den ganas de saber más… Sin duda lo seguiremos platicando en Twitter y de otras formas también. ¿Te gustaría cerrar con algún comentario final?

Andrés: Claro. De platicarlo nada más me dan ganas de hacer más cosas. ahorita por ejemplo va a venir la discusión del presupuesto, y pues es el momento para insistir en el tema de que no puedes cobrar más impuestos sin ofrecer seguridad social universal.

SinLugar:
Sí, sobre todo también ahora con lo que costarán los “festejos” del bicentenario, etc…

Andrés:
Pues nada, que para ser activista sí se necesita encontrar un placer en los pequeños cambios. Necesitas saber que con una persona más que creo que algo tiene que ser diferente, tu activismo ya está teniendo consecuencias. En términos macro te pueden decir que éso es una fantasía, y en caso de que lo sea, parece ser una fantasía muy útil para que muchas personas se pongan a hacer muchas cosas. Esa fantasía práctica creo que es la que constituye de manera más básica la idea de los derechos civiles, cualquier puede usarlos en cualquier momento, o todos podemos usarlos todo el tiempo o muchos podemos usarlos para que seamos más los que los usemos.

Andrés Lajous Loaeza es maestro en Planeación Urbana por el Massachusetts Institute of Technology, y licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el Centro de Investigación y Docencia Económicas. Fue fundador e integrante del extinto partido Alternativa Socialdemócrata y Coordinador de Propuestas y Discurso de la campaña presidencial de Patricia Mercado. Es activista político, integrante de la Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA).

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine