Un espectro recorre México…

…el de la falta de ética periodística, cívica, política. El de la falta de inteligencia.

Todos los que hemos visitado o vivido en la ciudad de México sabemos que tiene un problema vial muy serio. Ante la inexistencia de un sistema de transporte público eficiente y seguro (a pesar del milagroso funcionamiento del Metro), el DF es el reino del automóvil. Cuando las vías se saturaron, se construyeron más pisos y se abarataron los créditos para comprar autos nuevos. Las familias que pueden se acostumbraron a que cada quién tenga su auto. El automóvil es el hábitat de millones. Las banquetas, cuando las hay, parecen no ser para caminar: el peatón, en términos de infraestructura urbana, no existe (y si existe es como si no tuviera derechos humanos). A las élites de México les gusta andar en bicicleta en París, Londres, Berlin y Ámsterdam, pero no en el DF, donde es cosa de clases sociales y actividades económicas que ven con menosprecio.

Mientras, la ciudad es una olla de presión donde el vapor está lleno de toxinas. La promoción del uso de la bicicleta en la capital mexicana ha sido un triunfo ciudadano, que podría tener consecuencias muy positivas a corto y lejano plazo, si es que se acompaña de una gradual serie de transformaciones estructurales. Por lo pronto, la adopción de la bicicleta es una medida que cualquiera con una pizca de entendimiento vería como positiva. Conociendo las complejidades de la vida en el DF, no es cosa simplemente de agarrar la bici y ya, pero por algo se empieza.

Es en este contexto que Ángel Verdugo, que por razones desconocidas por mí cuenta con el privilegio de un espacio radiofónico y una audiencia masiva en 98.5 de FM, se permitió decir en la esfera mediática pública que “un fantasma recorre el Distrito Federal… los ciclistas”. Verdugo procedió entonces a vociferar una diatriba donde pedía a sus escuchas (a quienes asume todos como automovilistas): “láncenles el vehículo de inmediato, no les den oportunidad de nada, aplástenlos para ver si así entienden…”

[Escuchen el audio completo aquí, cortesía de Bicitekas]

La violencia contra el ciclista no es una cuestión exclusiva del DF. En las grandes ciudades, incluso en aquellas donde existe una cultura ciclista muy arraigada, las relaciones entre automovilistas y ciclistas pueden ser difíciles. Sin embargo, las acciones de Verdugo, como lo señalaron con precisión los colegas de Chilango, “son inaceptables y nos avergüenzan como gremio”.

Este es otro ejemplo más de cómo la ciudadanía mexicana está sujeta a un constante ataque por parte de los medios masivos de comunicación, donde parece no haber ley o estándar alguno que les obligue ya no a la corrección política, tan fácil presa de la hipocresía, sino al periodismo ético.

Urge promover, practicar y proteger una cultura de ética periodística donde este tipo de llamados a la violencia, simbólica y literal, sean documentados, discutidos y castigados cuando así sea necesario. Me encantaría, por ejemplo, ver que el Observatorio de Medios de la Universidad Iberoamericana analizara y denunciara éste y otros casos similares.

En una democracia efectiva, donde se valore el impacto de los mensajes mediáticos en el bienestar de la población, este tipo de llamados a la violencia e intolerancia podrían llegar a ser sujeto no sólo de advertencia sino de persecución judicial. La libertad de expresión es una cosa. El abusar de los espacios mediáticos para provocar polarización y tensión social es otra. Y no lo decimos de broma.

Actualización: el periódico El Universal reporta que

La estación de radio Reporte 98.5, a través de su cuenta de Twitter, informó que el “Comité de Ética de Grupo Imagen Multimedia decidió  suspender de forma indefinida la participación de Ángel Verdugo”, luego de los comentarios que realizó sobre que los ciclistas en la ciudad son “una plaga” por lo que llamó a los automovilistas a “aplastarlos”.


		
Anuncios

Jorge Amigo en la radio

por Jorge Téllez

Jorge AmigoDesde el día de ayer, los radioescuchas del noticiero de Carmen Aristegui en MVS Radio se han sorprendido por la aparición de una cápsula publicitaria en donde se recita el currículo de Jorge Amigo Castañeda, Director General del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). El spot, de casi un minuto de duración, sorprende por la total ausencia de intención explícita, hecho que llevó a Aristegui a opinar que se trata de “una campaña cuyo origen y propósito no queda claramente identificado ante la audiencia; origen y propósitos de esta campaña que son distintos a los fines periodísticos de esta emisión”. Agregado al extrañamiento que la cápsula ha causado, el deslinde sorprende también, pues califica como “distinto” de sus fines periodísticos algo cuya intención desconoce: no sabemos qué es, pero estamos en contra, pareciera decir.

Sin intenciones explícitas, sí, pero no sin contexto. El pasado 5 de octubre, durante la sesión plenaria de la Cámara de Diputados, se aprobó por unanimidad la iniciativa de ley propuesta por el Senador Carlos Sotelo para que el Poder Ejecutivo Federal se retire de las negociaciones del Acuerdo Comercial Anti-Falsificaciones (ACTA). En el comunicado de prensa que el IMPI publicó en su página web el 6 de octubre, queda claro el lamento porque esta iniciativa se haya aprobado. Algo más, en 2008 la Secretaría de Relaciones Exteriores propuso la candidatura de Jorge Amigo Castañeda como Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (el documento puede descargarse aquí), puesto que finalmente fue otorgado a Francis Curry.

No queda claro en dónde debemos situar estas apariciones radiofónicas de Jorge Amigo. Apenas el 29 de septiembre pasado se anunció que el Tribunal del Poder Judicial de la Federación (TEPJ), en votación dividida de 4 a 3, instruyó a la Comisión de Quejas y Denuncias del IFE que ordenara el retiro de un spot en el que aparecía Andrés Manuel López Obrador relacionado al Partido del Trabajo y a Convergencia. Del mismo modo, si las cápsulas del Director del IMPI llevan fines electorales, el COPIFE (artículo 49, fracción 4) deja muy clara la prohibición para contratar espacios en radio y televisión dirigidos a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos.

Si las cápsulas no llevan fines electorales, ¿qué buscan? ¿Cuál es el objetivo de publicitar el currículo del Director del IMPI? ¿Cuánto cuestan estas inserciones? ¿Quién las paga? ¿En qué consiste esta campaña autopublicitaria? Nos preguntamos cómo ayuda todo esto a cumplir los objetivos que, en la transmisión misma, se adjudica el IMPI: “otorgar protección a los derechos de la propiedad industrial y evitar los actos que constituyan competencia desleal para los empresarios mexicanos”.

Por cierto, Jorge Amigo estudió en el Instituto Cumbres, por si alguien se lo preguntaba. Para obtener más información sobre Jorge Amigo, escucha el spot.


e-Democracy…?

Al mismo tiempo que nos enteramos gracias a @apisanty de la frustrantemente inepta propuesta para un “Congreso digital” en México (léanlo, no tiene desperdicio), presenciamos gracias a la recopilación de @KidAtocha una curiosa manifestación de las formas de participación ciudadana y periodística en la escena de la Red 2.0… Algo nos pareció raro en lo que vimos, pero se los dejamos a ustedes para que lo evalúen…
Tweet de @ruleiro aunciando Telcel a las 8:45 am del 23 de agosto
Tweet de @reclu anunciando Telcel a las 8:50 am del 23 de agosto
Tweet de @LifeBoxset anunciando Telcel a las 12:01 PM del 23 de Agosto
Tweet de @SicarioTV anunciando Telcel a las 12:32 del 23 de Agosto

Y tú, ¿cuánto cobrarías por tuitear un anuncio así? ¿Lo harías?

Y los diputados, ¿merecen sus 500 iPads, pantallas gigantes, cuentas de Twitter, etc.? ¿Cómo las irán a usar?

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine