Los chistes de TV Azteca

Corría el minuto 40 del primer tiempo del partido de la liga de primera división mexicana entre el Santos Laguna y el Monarcas Morelia. La pelota se desplazaba lánguida por el césped del Nuevo Estadio Corona de la ciudad de Torreón, Coahuila, cuando comenzaron a escucharse ráfagas de ametralladora. El estadio entró en pánico. Los jugadores corrieron a refugiarse a los vestidores mientras los espectadores buscaban refugio tirados entre las bancas o parapetados detrás de los muros a su alcance. El encuentro de futbol era transmitido en vivo a México y Estados Unidos por dos televisoras: por canal 13 de la televisión abierta, propiedad de TV Azteca, y por uno de los canales de cable de la cadena de deportes ESPN . Ambas captaron el inicio de la balacera y el terror dentro del estadio. Sin embargo, a los 7 minutos TV Azteca decidió suspender la transmisión y en su lugar emitir un programa cómico. El contraste no podía ser más alto: mientras una cadena deportiva internacional trataba de mantener informada a su audiencia de lo que estaba sucediendo, la televisora mexicana optaba por censurar la información directa y presentar a sus televidentes un programa que ofrece pura anestesia.

Desde el punto de vista periodístico, TV Azteca dejó de transmitir una noticia que hoy le ha dado la vuelta al mundo, y mantuvo en suspenso y sin información a su audiencia hasta el momento de sus noticiarios oficiales. Es decir, prefirió el control informativo a la cobertura profesional de un evento del que tenía el privilegio de tener la primicia. Su decisión deja muy en claro la dinámica de simulación que caracteriza a muchos medios en México. TV Azteca es promotora y signataria del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la violencia en el que se establecen algunos criterios editoriales para tratar el tema de la violencia criminal en México, pero que su orientación real, en la práctica, ha sido la manipulación informativa.

La guerra contra el narcotráfico es también una guerra mediática. El narcotráfico parece beneficiarse (al menos eso se dice) de producir terror en la población. El gobierno se beneficia en cambio, de que la percepción de violencia incontrolada, no se generalice. En el centro de estos dos frentes, los medios mexicanos parecen haber optado, como TV Azteca, por tomar el partido del gobierno, ser sus adalides, renunciando así a ser fuentes de información confiable. Si la balacera de ayer en Torreón es terrible, que TV Azteca haya dejado de informar, es imperdonable, un atentado contra la democracia, contra el derecho de estar informado. Estamos en una guerra donde se pierde por todos lados.

Anuncios

Jorge Amigo en la radio

por Jorge Téllez

Jorge AmigoDesde el día de ayer, los radioescuchas del noticiero de Carmen Aristegui en MVS Radio se han sorprendido por la aparición de una cápsula publicitaria en donde se recita el currículo de Jorge Amigo Castañeda, Director General del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). El spot, de casi un minuto de duración, sorprende por la total ausencia de intención explícita, hecho que llevó a Aristegui a opinar que se trata de “una campaña cuyo origen y propósito no queda claramente identificado ante la audiencia; origen y propósitos de esta campaña que son distintos a los fines periodísticos de esta emisión”. Agregado al extrañamiento que la cápsula ha causado, el deslinde sorprende también, pues califica como “distinto” de sus fines periodísticos algo cuya intención desconoce: no sabemos qué es, pero estamos en contra, pareciera decir.

Sin intenciones explícitas, sí, pero no sin contexto. El pasado 5 de octubre, durante la sesión plenaria de la Cámara de Diputados, se aprobó por unanimidad la iniciativa de ley propuesta por el Senador Carlos Sotelo para que el Poder Ejecutivo Federal se retire de las negociaciones del Acuerdo Comercial Anti-Falsificaciones (ACTA). En el comunicado de prensa que el IMPI publicó en su página web el 6 de octubre, queda claro el lamento porque esta iniciativa se haya aprobado. Algo más, en 2008 la Secretaría de Relaciones Exteriores propuso la candidatura de Jorge Amigo Castañeda como Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (el documento puede descargarse aquí), puesto que finalmente fue otorgado a Francis Curry.

No queda claro en dónde debemos situar estas apariciones radiofónicas de Jorge Amigo. Apenas el 29 de septiembre pasado se anunció que el Tribunal del Poder Judicial de la Federación (TEPJ), en votación dividida de 4 a 3, instruyó a la Comisión de Quejas y Denuncias del IFE que ordenara el retiro de un spot en el que aparecía Andrés Manuel López Obrador relacionado al Partido del Trabajo y a Convergencia. Del mismo modo, si las cápsulas del Director del IMPI llevan fines electorales, el COPIFE (artículo 49, fracción 4) deja muy clara la prohibición para contratar espacios en radio y televisión dirigidos a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos.

Si las cápsulas no llevan fines electorales, ¿qué buscan? ¿Cuál es el objetivo de publicitar el currículo del Director del IMPI? ¿Cuánto cuestan estas inserciones? ¿Quién las paga? ¿En qué consiste esta campaña autopublicitaria? Nos preguntamos cómo ayuda todo esto a cumplir los objetivos que, en la transmisión misma, se adjudica el IMPI: “otorgar protección a los derechos de la propiedad industrial y evitar los actos que constituyan competencia desleal para los empresarios mexicanos”.

Por cierto, Jorge Amigo estudió en el Instituto Cumbres, por si alguien se lo preguntaba. Para obtener más información sobre Jorge Amigo, escucha el spot.