El archipiélago de las humanidades digitales: Glen Worthey en la UNAM

por Ernesto Priani

Glen Worthey en la UNAM

No hay una definición de lo que son las humanidades digitales -y quién sabe, además, si es deseable que exista. En cualquier caso, eso hace difícil hablar de ellas, pues cómo se habla de lo que no podemos decir con exactitud qué es.

A Glen Worthey le gustan los mapas y las metáforas. Navegante desde hace años de las humanidades digitales, piensa que más que un campo disciplinario, a las humanidades digitales hay que verlas como un archipiélago formado por muchas islas disciplinares circundadas y conectadas por el mar del cómputo.

La conferencia que impartió el viernes 15 de octubre en el Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM, giró alrededor de esa idea:  las humanidades digitales son un archipiélago porque en ellas convergen una multitud de disciplinas humanísticas que no siempre, ni necesariamente, conviven unas con otras y, sin embargo, convergen, gracias a la aplicación del cómputo para la investigación, dentro de un mismo espacio geográfico. Así la historia, la filosofía, la lingüística (quizás la primera de ellas),  los estudios en comunicación, la antropología, la bibliotecología, la geografía, literatura, música, cine… Glen hizo un recorrido rápido por estas islas y sus proyectos digitales: visualización de datos, lectura a distancia, estilometría, bibliotecas digitales. No fue un expositor tanto como un marino que, delante de una carta náutica, señala rutas y confines.

Como un espejo, el archipiélago que nos invitó a recorrer estaba en la sala. Era su público: en el auditorio había bibliotecólogos, comunicólogos, historiadores, editores digitales, filósofos, geógrafos que nos habíamos dado cita en ese mismo lugar. Fue una charla sobre humanidades digitales, para los humanistas digitales.

Glen Worthey es el jefe de los servicios de humanidades digitales de las bibliotecas de la Universidad de Stanford; es, además, uno de los organizadores del congreso Digital Humanities que se va a celebrar en esa universidad el año que entra. Llegó a México el domingo por la noche con dos intenciones principales: reunirse con académicos mexicanos dedicados o interesados en las humanidades digitales, para invitarlos a participar en el congreso, y apoyar la formación de una red de humanistas digitales que Isabel Galina, investigadora del Instituto de Investigaciones Bibliográficas y yo, estamos impulsando.


Glen Worthey (Stanford) en la UNAM

logotipo del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM
De las universidades de América Latina, la UNAM (enorme como es y como todas las instituciones educativas en constante batalla por allegarse más recursos que le permitan realizar su trabajo) sigue ofreciendo una gran cantidad de actividades gratuitas y/o accesibles, abiertas no sólo a sus estudiantes sino al público en general. Indudable negar su fundamental aportación.

Hoy jueves 14 de octubre, Glen Worthey, investigador de la universidad de Stanford en el área de humanidades digitales, dictará una conferencia a las 17:30 en el auditorio José María Vigil del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM.

Glen es uno de los co-organizadores del Congreso 2011 de Humanidades Digitales. #SinLugar conversó con él durante el congreso 2010 en Londres, e hizo explícito su deseo de que más entusiastas mexicanos de esta “pluri-disciplina” participaran, aprovechando que Stanford no es tan geográficamente remoto de México (como lo sería una ciudad europea, por ejemplo).

Las “humanidades digitales” (antes “computación en las humanidades“) es un término que se refiere a la actividad académica que combina el uso y estudio de la computación y sus expresiones culturales con el estudio, práctica y enseñanza de las humanidades en la era digital.

Se trata de un campo académico en continuo proceso de definición y redefinición. Es un área relativamente nueva en todo el mundo, y dadas las condiciones impuestas por la llamada brecha digital lo es incluso más en nuestro país. Esto abre un sinfín de posibilidades para construir en el futuro presente, cercano y a largo plazo.


Gracias a Isabel Galina y Ernesto Priani por hacernos llegar la información.

Para un ejemplo del tipo de proyectos en que Glen ha trabajado, ver esta maravilla…


Retórica del resentimiento reaccionario

El día de ayer se difundió la entrada correspondiente a la “I” del “Diccionario Crítico de la UNAM” de la revista mexicana Letras Libres: “Ingreso.”

Firmada por Inocencio Reyes Ruiz, la entrada arremete contra el “pase reglamentado” universitario, sistema mediante el cual los alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria y el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM pueden ingresar al nivel licenciatura sin necesidad de otro examen de admisión.

El texto hace uso de una retórica inflamatoria (“las vísperas de un grito de fuego y sangre”, “llamea insuflado el grito”) y sin mayores argumentos ni datos llama al pase reglamentado “la otra cara de la cláusula de exclusión que, en nombre del derecho al trabajo, negó la necesidad de trabajar de millones de mexicanos.” (Pregunta el lector: ¿Sí? ¿Cuántos? ¿Dónde está la evidencia? ¿Es esto un hecho o sólo un chisme?).

La tesis de Reyes Ruiz es que el pase automático (o reglamentado) “contradice” el principio de gratuidad de la educación superior, y nos enseña que “la gratuidad no significa que la educación sea gratis; en realidad es costosa: empeño, estudio, disciplina, examen, responsabilidad.”

La premisa del texto es que el pase reglamentado “excluye” a otros (suponemos más merecedores) del derecho a la educación. Según Reyes Ruiz, según entiendo, “empeño, estudio, disciplina, examen, responsabilidad” son valores y procesos que quienes ingresamos a la licenciatura por la vía del pase reglamentado no tenemos o practicamos.

El artículo de Reyes Ruiz nunca admite que los alumnos y exalumnos de las prepas y CCHs también tuvimos que hacer un examen de admisión riguroso, que miles también fueron “rechazados” de entrar a ellas; que muchos de quienes pasamos a la licenciatura directamente de la ENP o CCH nos titulamos con menciones honoríficas y le dimos a la UNAM años de trabajo; tampoco reconoce que quienes entran a las licenciaturas de la UNAM por medio del examen de selección también abandonan sus estudios, o se quedan en ella hasta más allá del famoso artículo 19, fosilizados hasta lograr un puesto de representación popular via huelgas y demás favores a los poderes fácticos.

Criticar este tipo de críticas al pase reglamentado universitario no significa defenderlo a capa y espada, ni que se esté tomando una posición enarbolada en su momento por el infame CGH. Lo que se exige es que si se va a ejercer la crítica o se va a llamar a una reforma (vaya que urgente) de la UNAM entonces es necesario hacerlo sin retóricas inflamatorias y sin resentimientos reaccionarios. (Se da el caso del resentimiento de quienes no contaron con pase reglamentado, pero que despreciaron a la UNAM en aras de una escuela privada a la hora de entrar al nivel preparatoria.)

El problema con estos textos en foros que gozan de gran visibilidad es que desinforman y polarizan. Proponer la anulación del pase automático implica una revisión de la UNAM toda. Bienvenida esa reforma, pero para llevarla a cabo se necesita de trabajo colectivo y análisis profundo.

Es imperativo cuestionar la importancia de los estudios de licenciatura en una sociedad que no valora la educación especializada: ¿no sería mejor que las clases medias que sienten que algún “flojo” les quitó su derecho a estudiar buscaran entrar a la UNAM desde el nivel preparatoria?

¿De qué sirven millones de licenciados, médicos, ingenieros y odontólogos, si no hay trabajo para ellos; si las empresas siguen anunciando empleos con la advertencia “excepto UNAM”? ¿No están los valores desplazados?

Esto no quiere decir que pidamos que las cosas se queden como están. La reforma universitaria deberá estar a cargo de los especialistas en educación superior, no de quienes sólo comentamos el tema.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine